logotipo primariaUnidades didácticas para sensibilizar y fomentar los valores de la cultura emprendedora entre profesorado y alumnado de Educación primaria Consultar el material

logotipo secundariaUnidades didácticas para sensibilizar y fomentar los valores de la cultura emprendedora entre profesorado y alumnado de ESO Consultar el material

logo bachilleratoUnidades didácticas para sensibilizar y fomentar los valores de la cultura emprendedora entre profesorado y alumnado de Bachiller Consultar el material

Hasi eta Hazi

  • PDF
  • Imprimir
  • Correo electrónico

black_240x400El Departamento de Innovación y Sociedad del Conocimiento de la Diputación Foral de Gipuzkoa ha hecho suya la reflexión comunitaria que nos ha dicho que todas las personas requerirán una amplia gama de competencias para adaptarse de modo flexible a un mundo que está cambiando con rapidez y muestra múltiples interconexiones.

Y, en este sentido se entiende la educación y la formación deben desempeñar un papel fundamental para garantizar que todas las personas adquieran las competencias clave necesarias para poder adaptarse de manera flexible a dichos cambios. Competencias que son necesarias para la realización personal y para su integración social, así como para la ciudadanía activa y el empleo.

Siguiendo con las aportaciones comunitarias, se entiende que la competencias denominada como “sentido de la iniciativa” es la habilidad de la persona para transformar las ideas en actos. Competencia que está relacionada con la creatividad, la innovación y la asunción de riesgos, así como con la habilidad para planificar y gestionar proyectos con el fin de alcanzar objetivos. En esta competencia se apoyan todas las personas, no sólo en la vida cotidiana, en el ámbito doméstico y en la sociedad, sino también en el lugar de trabajo, al ser conscientes del contexto en el que se desarrolla el trabajo y ser capaces de aprovechar las oportunidades, y es el cimiento de otras capacidades y conocimientos más específicos que precisan las personas (tanto en una actividad social como económica). Y, todo ello debe incluir una concienciación sobre los valores éticos y promover la buena gobernanza.

Bajo este prisma del aprendizaje a lo largo de toda la vida entendemos que las competencias, en este caso de la capacidad de iniciativa, se van adquiriendo en diferentes ámbitos pero se asume que el ámbito educativo formal tiene una función preponderante y por ello se prima tal ámbito como sujeto esencial para el fomento de la cultura emprendedora en las personas, y, por ende, en la sociedad.

Una competencia, de iniciativa, que supone, en una concepción amplia, analizar situaciones, plantear alternativas, evaluarlas, optar por la que se considera más idónea y, fundamentalmente, llevarla a cabo teniendo en cuenta los posibles impactos de la acción desarrollada; significa, entre otras cosas, conjugar una persona (quién emprende), una acción (qué emprende) y un proceso ( el cómo).

Es decir, el ámbito educativo debe, valga la redundancia, educar (y promover) personas con iniciativa, en la medida que todas las personas somos emprendedoras en potencia, es decir, seres capaces de desarrollar (y explotar) la reflexión, la creatividad y la innovación. Personas emprendedoras en diferentes ámbitos: personal, social y profesional.

Por todo ello, desde el Departamento de Innovación y Sociedad del Conocimiento de la Diputación Foral de Gipuzkoa hemos diseñado una política de intervención que pretende integrar, en el sistema educativo, ámbitos tales como:

  • la inclusión de forma explícita en los planes de estudios
  • la articulación de medidas complementarias de acompañamiento: proyectos piloto en las escuelas, motivación y formación de los equipos docentes, materiales didácticos/pedagógicos, etc.)
  • identificación y puesta en valor (reconocimiento social y lecciones aprendidas) de buenas experiencias, e
  • intercambio de información y experiencias con otros ámbitos territoriales.

Un sistema educativo que deberá:

  • introducir el emprendizaje en el propio sistema educativo,
  • promover el conocimiento de la propia cultura e identidad,
  • potenciar la asunción de la responsabilidad sobre las propias acciones,
  • desarrollar la creatividad; y
  • alinear valores coherentes con la capacidad de iniciativa.

Y, ello, buscando que la propia comunidad educativa sea la protagonista de tales actuaciones.

En este caso, presentamos unos soportes metodológicos y didácticos que pueden servir para que en el aula, profesorado y alumnado conjuntamente, puedan desarrollar la competencia del sentido de la iniciativa.

Este compromiso de nuestro Departamento se ha iniciado con HASI ETA HAZI con el que queremos seguir trabajando para que Gipuzkoa se conforme por personas creativas, emprendedoras, abiertas al entorno, comprometidas y responsables, capaces de liderar proyectos y de adaptarse a los cambios. En otras palabras, personas con actitudes y valores más cercanos a la imaginación, el emprendizaje y al inconformismo que al realismo de la comodidad. Es más, personas con valores como afán de superación, apertura a la pluralidad, creatividad, aceptación del cambio y la diversidad, tolerancia, disposición a asumir riesgos, curiosidad, deseo de aprender, etc.


  • GIPUZKOA: Territorio Innovación Diputación Foral de Gipuzkoa
  • Unión europea: Fondo Social Europeo